Un implante para bajar de peso

Este 2019 dejo de fumar, me pongo a dieta y me apunto al gimnasio… Si por lo menos existiera un aparato o implante que me ayude a cumplir alguno de estos propósitos… ¿os suena, verdad 😅?

Pues en un reciente estudio publicado en la revista Nature Communications se describe un dispositivo desarrollado por ingenieros de la universidad de Wisconsin-Madison (UWM) que facilita la pérdida de peso.

Imagen del implante

University of Wisconsin-Madison

Se trata de un implante de 1 milímetro de grosor basado en el principio de estimulación del nervio vago. Su colocación se realiza en la zona externa del estómago. Cuenta con dos electrodos que se conectan a los nervios vagos anterior y posterior, próximos a la unión gastroesofágica. Su ubicación en este punto permite una estimulación de las fibras C desmielinizadas sin afectar a las que se unen al tronco desde el corazón y los pulmones.

Colocación del dispositivo y de los electrodos

Effective weight control via an implanted self-powered vagus nerve stimulation device

Principio de estimulación del nervio vago

El nervio vago constituye el décimo par craneal del ser humano, y es el principal responsable del sistema nervioso parasimpático. Cumple funciones motoras en diversos órganos, como diafragma, corazón, laringe y estómago.

Existen estudios que demuestran que la estimulación de este nervio mediante pulsos eléctricos puede inducir diversas funciones fisiológicas. La mayoría de ellas están relacionadas con el metabolismo, el control glucémico o la ingesta de alimentos, y cuyos efectos tienen una relación directa con el peso.

¿Cómo se alimenta el implante?

Bien, pues lo mejor de todo es que no necesita una fuente de energía externa para su funcionamiento. Utiliza un nanogenerador triboeléctrico (electrificación por frotamiento) flexible para producir pulsos eléctricos bifásicos de unos 200 mV como respuesta a los propios movimientos peristálticos del estómago.

Generación del impulso eléctrico por el generador

Effective weight control via an implanted self-powered vagus nerve stimulation device

Resultados

Para evaluar el dispositivo, se utilizaron cuatro grupos de ratas. Al primer grupo se le implantó el dispositivo, y al segundo se le colocó una copia sin funcionalidad. El tercer grupo se sometió a una cirugía laparoscópica, y al cuarto no se le realizó ninguna intervención.

Tras 100 días se observó que el primer grupo había reducido su tamaño corporal de manera significativa respecto a los otros grupos. El segundo grupo recuperó el mismo peso que el tercer y cuarto grupo a los 15 días, debido a la adaptación al dispositivo falso. El tercer grupo no mostró cambios en el peso ni en la ingesta de comida respecto al cuarto grupo, sugiriendo que la cirugía tiene un impacto nulo en el control del peso.

Una vez retirado el implante, el primer grupo recuperó su peso normal, por lo que se trata de un proceso 100% reversible.

¿Y ahora qué?

La siguiente etapa en el desarrollo de este dispositivo consistirá en repetir la investigación en cerdos, cuyo organismo resulta similar al de las personas. Si se demuestra la eficacia del dispositivo en estos animales, podría plantearse su uso en primeros ensayos clínicos con humanos.

Y vosotros, ¿estaríais dispuestos a probarlo? 😎

Si os interesa empezar a trastear con vuestras señales, podéis echar un ojo a BITalino: Una forma sencilla de obtener datos biométricos.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Cerrar menú
LinkedIn
Share